Contacto Correo Web Intranet

Instituto de Ciencias Humanas, Sociales y Ambientales

Desafíos de las redes personales en la era digital

Publicada el 03 DE DICIEMBRE 2018, 09:23 En Divulgación .

Especial de divulgación científica del INCIHUSA: "Tecnología y sociedad"
Desafíos de las redes personales en la era digital

Por Alejandro Paredes - Investigador Adjunto CONICET

La red personal es el conjunto de personas significativas con las que se tiene interacción (familiares, amistades, vecinos, compañeros de estudios o de trabajo). Ellas favorecen la calidad de vida, ya que sirven como fuente de apoyo emocional, informacional, material y axiológico de los individuos. Por apoyo emocional se entiende a las manifestaciones afectivas que favorece la red. El apoyo informacional se refiere al intercambio de diagnósticos contextuales, consejos y rumores. El apoyo material, es la transferencia de recursos; y el apoyo axiológico atañe a la legitimación de prácticas plausibles entre los miembros de la red (por ejemplo, estudiar, robar o resolver los conflictos en forma violenta, pueden ser admisible en una red, pero en otra no).

Para que las redes personales cumplan su función de apoyo en las primeras etapas vitales  deben existir lazos fuertes que generen un vínculo. También consejos eficaces ante problemas, fijación de límites para evitar peligros, y el desarrollo de una autonomía. Al ser un factor de apoyo fundamental las redes personales están ligadas a la construcción de la “resiliencia”, que es la capacidad de salir fortalecido ante una situación problemática.

¿Cómo saber si nuestra red personal es sana para nuestro desarrollo? Algunos criterios para pensarlo pueden ser la densidad, el tamaño, los tipos de relaciones y la valoración subjetiva sobre la red. En general, el apoyo de las redes personales menos densas es de mejor calidad, ya que la persona puede interactuar en diferentes subgrupos que no se conocen entre sí, lo que disminuye su estrés. Las redes personales pequeñas dan menos apoyo, sus miembros se sienten sobreexigidos y las repercusiones psicológicas son más graves cuando alguien se enferma. En cuanto al tipo de relaciones, las redes personales tienen un núcleo de miembros más estables y una periferia con relaciones débiles. Los lazos débiles permiten el acceso a recursos de otras redes que son inalcanzables para el núcleo. Finalmente, algunas personas pueden desconocer, descalificar o sobreestimar el apoyo que les brinda su red.

Desafíos de las redes personales digitales

Con el avance de las tecnologías de la información gran parte de las redes personales se ha digitalizado. Las nuevas interacciones ahora se realizan en lugares no topológicos, organizados por plataformas virtuales. Nos referimos a Facebook; Twitter; Instagram, por mencionar algunas. Son nuevas formas de comunicación y creación de comunidades que favorecieron el desarrollo de lazos débiles, en tanto que los lazos fuertes están preeminentemente conformados por relaciones físicas o analógicas. Los intercambios virtuales no reemplazaron a los encuentros analógicos, si no que, en cierto modo, los retroalimentan.

Este proceso trae consigo nuevos desafíos para pensar a las redes personales. El primero es el bombardeo consumista. Estamos ante un avance de la mercantilización de los vínculos personales desarrollado con las reglas propias del capitalismo. La digitalización de las relaciones personales implica el uso de dispositivos móviles y computadoras. Además, la alfabetización digital está acompañada por el sometimiento a estímulos de consumo. Esto hace a las nuevas generaciones más vulnerables a la adopción acrítica de la lógica del mercado y su tecnología persuasiva.

Otro aspecto que genera inquietud es la exposición pública que adquieren pensamientos y acciones de la vida privada, cuyas consecuencias negativas a corto plazo ya presenciamos (como el ciberacoso o el ciberbullying), pero que a largo plazo ignoramos. Además, muchos adolescentes aceptan o rechazan una solicitud de amistad digital impulsivamente, basándose solamente en la imagen y en la cantidad de amigos de los usuarios y casi no tienen adultos conocidos en su red, exponiéndose a peligros.

Finalmente, en cierto modo, la red social es una caja de resonancia de las ideas individuales con poca apertura al exterior. Esto se debe a que lo que aparece en la pantalla del usuario cuando accede a una plataforma digital es resultado de diferentes algoritmos que están en función de sus intereses y muestra lo que provoca más interacción para que permanezca más tiempo en la re d y de este modo genere más ingresos a las empresas.

Más notas del especial:

Identidades digitales y construcción del yo

Sexting: nuevas prácticas sexuales en la virtualidad

Lógicas de la sociabilidad online y brechas digitales de género