Contacto Correo Web Intranet

Tratan de determinar de qué murió El Niño de las Cuevas

Publicada el 06 DE FEBRERO 2017, 13:28 En Divulgación Científica.

A través de estudios paleopatológicos, especialistas del Museo Cornelio Moyano analizan los restos encontrados por el equipo de los arqueólogos Víctor Durán y Alejandra Gasco en la villa cordillerana. Advirtieron que llegar a las causas es poco probable pero factible.

Tratan de determinar de qué murió El Niño de las Cuevas
La bioantropóloga Paula Novellino junto a los restos del niño descubiertos en la Villa Las Cuevas. Foto: Axel Lloret - UNIDIVERSIDAD

Los restos óseos del “Niño de Las Cuevas” que halló el equipo de investigadores del Laboratorio de Paleoecología Humana (LPEH) de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales (FCEN) de la UNCUYO, que tienen una antigüedad de 5750 años, son analizados en el Museo de Ciencias Naturales y Antropológicas Cornelio Moyano. Allí, la bioantropóloga Paula Novellino del CONICET y a cargo de los estudios, afirmó que el próximo paso es realizar las observaciones paleopatológicas, es decir, las acciones tendientes a determinar si hay algún tipo de enfermedad que haya quedado plasmada en los huesos. Aunque las posibilidades son escasas, podría aparecer algún signo que permita saber qué llevó a la muerte al infante.

El jueves 2, Unidiversidad difundió el hallazgo arqueológico del cadáver de un pequeño de entre tres y cinco años de edad que data de hace 5750 años. Los vestigios se estudian en el Cornelio Moyano desde que se produjo el descubrimiento, en 2015. Así, Novellino pudo determinar la edad que tenía el niño al momento de fallecer.

Los restos del "Niño de Las Cuevas" se encuentran en el Museo de Ciencias Naturales y Antropológicas Cornelio Moyano, donde están siendo analizados. Foto: Axel Lloret - UNIDIVERSIDAD

La especialista aseguró que ahora realizarán los estudios paleopatológicos para determinar si hubo alguna enfermedad que haya dejado evidencias en los huesos. La bioantropóloga explicó que intentarán especificar las causas de la muerte del infante, pero es poco probable porque son pocas las patologías que quedan plasmadas en la estructura ósea del cuerpo.

Incluso, Novellino explicó que una simple diarrea podría haber deshidratado al niño y haberlo llevado al deceso. Sin embargo, determinar el motivo de la muerte de un cadáver tan antiguo es difícil, excepto en los casos en los que, por ejemplo, se encuentra una punta de proyectil inserta en algún hueso.

 El hallazgo

Desde hace tres años un equipo de investigadores de la UNCUYO, dirigido por los arqueólogos Víctor Durán y Alejandra Gasco, realiza excavaciones en zona cordillerana con el fin de estudiar cómo eran las sociedades que habitaban los valles andinos hace 10 mil años. Si bien encontraron rocas, cerámicas y otros elementos de hace muchos años, cuando habían excavado más de un metro se encontraron con restos óseos que creían que eran humanos. Esto fue confirmado por Novellino, quien trabaja con este grupo, cuando llegó al lugar.

La mayoría de los huesos fueron trasladados al Museo Cornelio Moyano, donde la bioantropóloga los analiza y donde por ley permanecerán. No obstante, una pequeña cantidad de esos vestigios fueron llevados a Estados Unidos, donde se pudo fechar que el entierro se había hecho hace 5750 años.

Si bien hay otros lugares donde se pueden realizar los estudios de fechado, en Estados Unidos utilizan el método de AMS (Accelerators Mass Spectrometry, espectometría de masas con aceleradores), que tiene la ventaja de requerir menos cantidad de huesos. “Al ser un niñito, cuanto menos hueso sacrifiquemos para el estudio, mejor. Entonces, con mandar una pequeña porción de huesos alcanza para hacer el fechado”, comentó Novellino.

Fuente: portal UNIDIVERSIDAD