English version Contacto Correo Web Intranet

IADIZA realiza investigaciones científicas orientadas a la comprensión y explicación de la estructura y funcionamiento de las tierras secas

Reserva y Campo Experimental

Reserva de Biósfera de Ñacuñán

La Reserva de Ñacuñán es la primer área protegida creada en el territorio de Mendoza, constituyéndose en la más estudiada y conocida de la Provincia de Mendoza y de la región del Monte. Fue creada en 1961 por Ley 2821 de la Provincia de Mendoza. Desde 1986 Ñacuñán pertenece al Programa MAB “El Hombre y la Biósfera” de la UNESCO, integrando la Red Mundial de Reservas de Biósfera. Este programa tiene como objetivo principal mejorar las relaciones entre el hombre y la naturaleza. Es también un sitio AICAS (Área de Importancia para la Conservación de Aves Silvestres).

Está ubicada en la llanura conocida como la Travesía del Tunuyán, en el centro este de la provincia de Mendoza, en el departamento de Santa Rosa (34º 03' S y 67º 58' O). Su superficie es de 12300 ha. Está enmarcada al oeste por la sierra de las Huayquerías, y por los ríos Desaguadero al este, Tunuyán al norte y Diamante al sur. Pertenece al bioma de desiertos y semidesiertos cálidos, que con las restantes tierras secas del mundo abarcan más del 30% de las tierras emergidas del planeta. Está enclavada en el centro de la Provincia Fitogeográfica del Monte, lo que le otorga una alta representatividad biogeográfica.

Objetivos de la Reserva:

a)    Preservar el patrimonio natural del ecosistema para las generaciones futuras y contribuir a mantener la riqueza de la biodiversidad;

b)    Servir de base para la investigación científica;

c)    Brindar bases para la educación ambiental dirigida a todos los sectores de la sociedad

d)    Establecer el monitoreo del clima, la biodiversidad y los procesos ecológicos

e)    Abrir puertas para los estudios de la relación hombre-naturaleza orientados a un desarrollo sustentable.

La principal preocupación que llevó a la creación de la Reserva fue la conservación del bosque abierto de algarrobos, que sufriera una intensa tala a principios del siglo pasado para la provisión de gas de alumbrado para la ciudad de Mendoza. Desde su declaración como área protegida, se pueden apreciar las etapas de recuperación del bosque. En este proceso, las investigaciones que se llevan a cabo permiten conocer cada vez con mayor profundidad su funcionamiento. De este modo se cumple otro de los objetivos de la reserva: la educación, ya que el conocimiento de la naturaleza aporta herramientas para su conservación.

Desde su presentación al Programa MAB y su aceptación internacional como Reserva de Biósfera, Ñacuñán funciona con una zonificación que permite compatibilizar las actividades de conservación con las de investigación, transferencia y educación ambiental.

La investigación ligada a la enseñanza abre para Ñacuñán una dimensión en que, transformada en escuela del desierto, pueda rendir plenamente sus frutos. El Programa Escuela del Desierto comprende la realización de congresos, campamentos científicos, visitas guiadas, cursos y un proyecto de actividades para la Escuela del pueblo de Ñacuñán. Para ello se han elaborado folletos, afiches y guías de interpretación ambiental. Los cursos, relacionados con el manejo de los recursos naturales en zonas áridas, biodiversidad, actualización de la enseñanza de la biología de zonas áridas, control de incendios, entre otros, están dirigidos a distintos niveles educativos, incluyendo el de posgrado.

Entre los años 1991 y 2010 se han realizado 68 actividades educativas entre cursos, congresos, y capacitaciones para distintos niveles desde postgrado hasta primario con 1803 asistentes y 83 visitas guiadas con alrededor de 2101 participantes."

Desde 2010 el IADIZA y la Dirección de Recursos Naturales Renovables (Secretaría de Ambiente, Gobierno de Mendoza) han firmado un Convenio de co-gestión de la Reserva de Biósfera de Ñacuñán, donde a la administración del IADIZA se suma la presencia de guardaparques, la construcción de infraestructura y el mejoramiento de los servicios, para asegurar el control y vigilancia del área protegida. Un actor principal en la puesta en valor de la Reserva de Ñacuñán es el Municipio de Santa Rosa, que la considera un sitio privilegiado para el fomento de actividades recreativas, educativas y turísticas.

Ubicación

Biblioteca Digital de la Reserva de Biosfera Ñacuñan

Bienvenidos!

La biblioteca es de acceso gratuito y cuenta con documentos escaneados y digitales que van desde el año 1970 hasta la actualidad. En ella se han registrado todos los trabajos referidos a investigaciones desarrolladas en la reserva de Biosfera Ñacuñan y a sus alrededores.

Actualmente la biblioteca cuenta con 355 documentos, entre los cuales hay 22 tesis Doctoral, 1 Tesis de Maestría, y 12 tesis de Licenciatura, así como también 219 publicaciones en revistas internacionales.

Para acceder a la Biblioteca digital usted deberá enviar un correo electrónico a:

info.biblioteca.rbn@mendoza-conicet.gov.ar

Para enviarnos su publicación para ser incorporada a la biblioteca digital de la reserva, por favor envíenos un correo electrónico a:

rbn@mendoza-conicet.gob.ar

Estación Experimental de Ganado y Pasturas Naturales “El Divisadero”, Departamento de Santa Rosa, provincia de Mendoza

En 1985 se efectuó el diseño, la instalación y la puesta en funcionamiento de la Estación, como campo ganadero experimental y demostrativo de 5.000 ha, localizado dentro de un predio de aproximadamente 20.000 ha de tierras fiscales administradas por el IADIZA en el Departamento de Santa Rosa, centro norte de la llanura de Mendoza (33º 45’ S, 67º 41’ O).

Se incorpora como área disyunta de experimentación a la Reserva de Ñacuñán en 1986, cuando es presentada al Programa MAB.

La Estación Experimental está orientada a la implementación y seguimiento de sistemas de producción de cría de ganado bovino en pastizales naturales de tierras secas, que compatibilizan los conceptos de sustentabilidad y rentabilidad.

En el campo experimental se ha instalado un sistema de pastoreo de cuatro potreros y un rodeo. Está dedicado exclusivamente a la cría de bovinos de las razas Aberdeen Angus y Criollo Argentino. Mediante la aplicación de este sistema de pastoreo y de una carga animal conservadora (25 ha UA-1) se ha obtenido un incremento del 200% en la eficiencia económica de la tierra, en comparación con los bajos gastos operativos, inversiones y manejo del sistema de producción tradicional.